17 febrero, 2021

“La certificación nos permitió entrar rápidamente en nichos de mercado”

Dialogamos con el gerente de Control de Gestión de Industrias Saladillo S.A. sobre cómo atraviesan el contexto actual, su lectura del sector de la construcción y mucho más. ¡No te la pierdas!  

Según estimaciones difundidas por la ONU, las PyMEs representan más del 90% del total de empresas y generan entre el 60% y el 70% del empleo. Por eso, comprender sus desafíos y oportunidades, más aún en tiempos de crisis como los que atravesamos, es de vital importancia.  

 

Para acercarnos a esta realidad y conocer un caso concreto de una organización que logró continuar con sus operaciones y enfrentar las adversidades, entrevistamos al Lic. Federico May, gerente de Control de Gestión de Industrias Saladillo S.A., proveedora líder de materiales y servicios para la construcción del país. 

 

 

Atravesamos tiempos complejos, ¿cómo adaptaron sus operaciones para garantizar la continuidad del negocio y seguir liderando el mercado? ¿Cuáles fueron o son las principales dificultades y qué estrategias emplearon para sortearlas o minimizarlas? ¿Cómo pusieron la innovación al servicio de esta nueva realidad? 

 

El foco estuvo en no frenar el abastecimiento a los clientes manteniendo a los sectores productivos, administrativos y comerciales en funcionamiento. Creamos rápidamente protocolos sanitarios y de desinfección para nuestra planta y oficinas que fueron reconocidos tanto por el municipio de Pilar como por nuestro sindicato, sirviendo como un modelo para otras empresas en un momento de gran incertidumbre; y retomamos al cabo de pocos días la producción y la distribución. Adaptamos a nuestro personal administrativo para trabajar desde sus casas y potenciamos la comunicación online con los clientes. 

En relación con las dificultades, sufrimos con la cadena de pagos, llegando a tener hasta un 30% de rechazos en los cheques y una facturación históricamente baja en los primeros 2 meses de cuarentena. Pero revisamos nuestros presupuestos y los acondicionamos inmediatamente a la nueva situación. 

Por otra parte, no pudimos prever el volumen y el mix de demanda que vendría en los meses subsiguientes. Pronosticamos una caída fuerte en las ventas que finalmente duró solo unos pocos meses. Nos encontramos con una gran demanda de materiales para refacción o ampliación de viviendas, por lo que nuestro mix de productos, históricamente estable, cambió rotundamente.  

  

¿Qué lectura realizan del sector en la actualidad? ¿Qué potencial advierten y cuáles son las perspectivas de desarrollo? 

 

La imposibilidad de disponer libremente del dinero por parte de la sociedad, la alta inflación y la brecha cambiaria impulsan al sector aún en este contexto de crisis.  

La volatilidad de la economía y la fuerte incertidumbre nos obliga a mantenernos alerta y en constante revisión de nuestros pronósticos y presupuestos para adaptarnos lo más rápidamente posible. 

Pese a estas dificultades, seguimos trabajando en ofrecer nuevos productos, mejores servicios especialmente enfocados en la distribución, e incorporando nueva tecnología a nuestra planta productiva. Estamos atentos a las tendencias en nuestro sector y al mundo en general para anticipar las amenazas, aprovechar las oportunidades de corto plazo y posicionarnos en el mercado a largo plazo. 

  

Industrias Saladillo es una organización que entiende la calidad como un todo, con un claro foco en la mejora de la experiencia y satisfacción del instalador y del usuario final. En ese camino, ¿cuáles fueron los pasos que dieron hasta lograr las certificaciones de sistemas de gestión de la calidad y de requisitos de seguridad y calidad de sus productos? ¿Cuál es el diferencial que les aporta en términos de competitividad? 

 

En lo que se refiere al Sistema de Gestión de Calidad (SGC), obtuvimos nuestra primera certificación en noviembre de 2003 con la versión de ISO 9001:2000 que a la fecha se encontraba vigente. Nuestra idea en ese momento fue apuntar a un mejoramiento continuo de los procesos que componen el sistema, para lo cual fijamos objetivos ambiciosos que logramos ir cumpliendo. Esto trajo como consecuencia un mejoramiento efectivo de nuestra imagen frente a los dos grupos de clientes: los distribuidores que comercializan los productos y los instaladores que, en definitiva, son los usuarios. Y ambos grupos nos identifican como la empresa líder en el sector. 

Con el correr de los años, la certificación del SGC nos ayudó con el tema exportaciones, dado que en muchos países de Latinoamérica se reconoce a IRAM como un prestigioso organismo de certificación y, además, nos permitió entrar rápidamente en nichos del mercado donde las regulaciones exigían poseer la certificación ISO 9001 para cumplir con los requisitos legales y reglamentarios aplicables a nuestros productos y servicios. Con respecto a esto último, quiero manifestar que la mayor parte de nuestra gama de productos también posee certificación en conformidad con normas IRAM, ISO y NAG. La primera certificación de producto fue otorgada por IRAM al sistema de conducción de agua fría y caliente bajo presión, marca Saladillo Hidro 3, el 18 de septiembre de 1991. 

  

 

Compartir

Suscribite a nuestro newsletter

Para recibir novedades y mucho más

    ¡Mirá todas las notas de cada área!